Harley-Davidson LiveWire a prueba: esto es lo que se siente conduciendo una Harley-Davidson eléctrica

En 2014 Harley-Davidson nos presentó al Project LiveWire adelantando su intención de dejar atrás el toque old school de la marca para mirar a un futuro eléctrico que llevaban desarrollando desde 2010 y que ahora ya es presente. De aquella moto conceptual a la LiveWire de producción han pasado años de rumores y adelantos y sobre todo de impaciencia por ver y probar cómo es eso de una Harley-Davidson eléctrica. Ahora ha llegado ya el momento, la moto ha llegado a los concesionarios de Harley-Davidson y por fin tenemos la oportunidad de comprobar cómo se mueve la Harley-Davidson LiveWire y qué se siente.

La Harley-Davidson tiene una potencia de 106 CV y un par de 116 Nm

La Harley-Davidson LiveWire es una moto que rompe con todo lo conocido hasta la fecha en la marca, una naced deportiva que a mayores es eléctrica, una apuestas pionera que planta ante nosotros a una moto con un diseño muy llamativo en el que, sobre todo, llama poderosamente la atención el conjunto mecánico y no, no sólo por la ausencia del clásico V-Twin que cabría esperar en las entrañas de cualquier Harley-Davidson sino por la masiva presencia del conjunto eléctrico y el porte de su chasis.

Sobre este chasis un depósito en lágrima de diseño sencillo, un faro LED con una firma lumínica vertical llamativa pero sin excesivas florituras le pone “cara” a la primera Harley-Davidson eléctrica, flanqueando este faro con una escueta cubierta y unos largos y afilados intermitentes. En la zaga un sillín corto a doble altura y un guardabarros posterior en el que se integra la matrícula y unos peculiares intermitentes.

La parte ciclo de la Harley-Davidson LiveWire está formada por un chasis de acero que se encarga de “envolver” la mecánica eléctrica, siendo su batería de 15,5 kWh parte estructural. Junto a este chasis nos encontramos con una horquilla invertida firmada por Showa y un monoamortiguador también de la misma firma, mientras que del equipo de frenos se encarga Brembo, con doble disco al frente y pinzas de 4 pistones de anclaje radial, en un conjunto de evidente talante deportivo.

Sobre la báscula la Harley-Davidson LiveWire arroja 250 kg pero se siente una moto compacta y ágil

Esa filosofía de deportiva, de naked que huye de la vocación clásica de las custom de la marca, se deja notar también en el triángulo de su manillar, estriberas y asiento con una posición que sin ser radical si que tiene un evidente toque deportivo.

Sobre el manillar una pantalla TFT de 4.3 pulgadas, a color, táctil, muy intuitiva, con conectividad con nuestro smartphone y un buen nivel de información, una instrumentación desde la que podemos escoger entre 7 modos de conducción, 4 preconfigurados (Rain, Eco, Sport y Road) y tres individuales que podemos configurar a nuestro gusto.

En el apartado mecánico el bloque H-D Revelation se encarga de proponernos una potencia de 105 CV maridada con un par motor de 116 Nm, cifras que, en la práctica nos deja con una entrega de potencia salvaje que sorprende tanto como su comportamiento, disponiendo de esa “patada” instantánea de igual modo aceleremos cuando aceleremos, todo ello maridado con una peculiar banda sonora, un chillido eléctrico, un zumbido que, sin tener el encanto del clásico golpeteo de V-Twin tiene su propia personalidad y nos sumerge en una escena de alguna película de un futuro distópico.

A pesar de no tener el sonido de un V-Twin la Harley-Davidson LiveWire cuenta con un zumbido eléctrico propio con personalidad

Reconozco que los primeros metros con la Harley-Davidson LiveWire no pudieron ser más sorprendentes, ya no sólo por el enorme empuje del motor sino también por obligarte a reformular como montas en moto, sin maleta de embrague, sin pedal del cambio, sin vibraciones, con un ruido diferente… A ello le tenemos que sumar la capacidad de retener la moto del freno motor regenerativo y unos neumáticos en lo que me gustaría un poco más de grip, de tracción, para gestionar mejor la transferencia de potencia al asfalto, para no deslizar la goma trasera tan fácilmente al retorcer el acelerador.

Con 250 kg sobre la báscula la Harley-Davidson LiveWire no se siente especialmente pesada, se siente una moto muy compacta, ágil en sus reacciones y con una distribución de masas perfectamente equilibrada, poniendo a nuestra disposición unas suspensiones que se sienten firmes pisando en curva aunque en ciudad no se sientan incómodas.

Por lo tanto estamos ante una moto de talante deportivo que se siente cómoda circulando entre el tráfico, rápida entre los coches y rápida también enlazando curvas, con un gran chasis rígido que se muestra perfectamente a la altura de la salvaje respuesta de su propulsor y que pone difícil eso de encontrarle un límite, haciendo además fácil el afrontar cada viraje.

La Harley-Davidson LiveWire cuenta con un gran chasis, muy capaz, rígido y con un gran equipo de suspensiones

La Harley-Davidson LiveWire es capaz de alcanzar los 100 km/h en sólo 3 segundos y en lo que a autonomía se refiere su batería de iones de litio de 15,5 kWh nos ofrece un total de 225 km en uso urbano que recaen hasta los 142 km en carretera, siendo esta, junto a su precio, la principal pega que le podemos poner a esta naked deportiva de altos vuelos.

¿Su precio? En España la Harley-Davidson LiveWire tiene un precio de partida de 33.700 euros.

Una grata primera experiencia con la Harley-Davidson LiveWire que me deja impresionado, sobre todo, por la capacidad de su chasis y por lo concentrado, por lo compacto, que se siente el conjunto, dándonos una moto muy muy ágil a pesar de su peso capaz de convencernos tanto en ciudad como en carreteras de curvas. El futuro de la movilidad eléctrica es también esperanzador para aquellos a los que nos gusta conducir y aunque echemos de menos el ronroneo de un V-Twin y sus vibraciones o el “clonk” al insertar una marcha, motos como la Harley-Davidson LiveWire están dispuestas a conquistarnos con otras muchas bondades, empezando por esa salvaje capacidad de aceleración, que no me parece, desde luego, un mal argumento con el que convencerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar

Iniciar sesión

Cerrar

Carrito (0)

El carrito esta vacío No hay productos en el carrito.





Abrir chat
Bienvenido, ¿En qué te puedo ayudar?