LOS 10 MANDAMIENTOS DEL CASCO DE MOTO

Cascos de moto en irons Cafe Racer © Javier Arroyo

¿Estás buscando casco de moto y no sabes por dónde empezar? ¿Cuál es el mejor casco de moto? ¿La seguridad está reñida con la moda? En este post vamos a intentar dar respuesta a todas tus dudas proponiéndote 10 mandamientos del casco de moto.

Cuando por fin tienes tu moto Cafe Racer, el primer «complemento» que debes tener es el casco. Y ponemos las comillas porque no es que sea un complemento, es que el casco es un seguro de vida –y decirlo a estas alturas queda como muy obvio, pero nunca está de más–. Pero para ir seguro sobre tu moto no vale cualquier casco: la inversión no es solo económica, sino también en seguridad, así que conviene tener en cuenta estas recomendaciones para conseguir el casco de moto perfecto.

1. TALLA

Si el casco no te encaja a la perfección, lo sentimos: no es tu casco. Pero, ¿cuál es tu talla? Para averiguarla has de medirte la cabeza por su diámetro más amplio: es una línea imaginaria que pasa sobre las cejas y por la parte superior de la nuca. Con esa medida debes mirar las tablas de tallas de las diferentes marcas, porque cada una tiene las suyas.

Una vez que lo tengas abrochado, con el barbuquejo ajustado, el casco nunca debe salirse. La cabeza tiene que tener cierta movilidad dentro del casco, pero siempre limitada. Si consigues mover mucho la cabeza con el casco puesto mientras te lo pruebas, imagínate dónde irá el casco de moto en caso de accidente.

Es muy importante que te lo pruebes en la tienda, por eso comprar cascos de moto online no es la mejor opción. En Irons Cafe Racer podrás probarte un montón de opciones de marcas como HedonPremier Helmets o Atom y te aconsejaremos sobre tu talla de casco en caso de duda.

2. HOMOLOGACIÓN

Por supuestísimo, los cascos de moto deben estar homologados. En Europa la normativa es clave: es el reglamento CEPE/ONU 22R05. Examina bien si el casco que quieres la cumple.

3. PESO

Tu casco para moto no debe pesar más de 1,4 kg. Primero, porque no solo debe ser seguro, sino también cómodo. Segundo, porque si el casco de moto es muy pesado puede provocarte fatiga y sobrecargas musculares tanto en el hombro como en el cuello.

4. COMPOSICIÓN

Huye de los cascos de policarbonato. Son más ligeros y más económicos, pero mucho menos seguros. La composición ideal de un casco es Kevlar, fibra de vidrio y fibra de carbono.

5. ¿CASCO INTEGRAL O MODULAR?

El casco integral es el más adecuado, porque es más seguro y protege mejor la cabeza (orejas, nuca, rostro y mentón). Pero es verdad que para trayectos medios y cortos resulta más cómodo el casco modular, que además permite a los médicos un mejor auxilio en caso de accidente.

El casco jet solo lo recomendamos solo para trayectos cortos y para motos de menos potencia.

6. EL COLOR

Aunque parezca un elemento que solo tiene que ver con la moda, el color del casco de moto también influye en la seguridad: los colores vivos, flúor y claros permiten una mejor visibilidad, especialmente de noche.

7. OJO CON LAS GAFAS

¿Llevas gafas habitualmente? Pues no te olvides de probarte el casco con ellas. Parece obvio, pero es un error que a veces se comete y que se paga caro.

Cristina Villanueva en Irons Cafe Racer © Javier Arroyo

8. VENTILACIÓN

Es muy importante que la composición interior del casco favorezca una correcta ventilación de la cabeza. Y no hablamos solo de comodidad y de evitar el sudor, sino también de seguridad: los cascos de moto que no tienen sistema de ventilación pueden causar lesiones en el cuello si viajamos a más de 100 km/h, además de crear ruidos y vibraciones.

9. ANTIVAHO

Relacionado con lo anterior, también hay que tener en cuenta el sistema antivaho del casco. Ahora que se acerca el invierno y la bajada de temperaturas, un casco que no cuente con sistema antivaho hará que se empañe continuamente la visera. Esto hará la conducción más incómoda pero también más insegura.

Casi todos los cascos están preparados para instalar el sistema Pinlock, una pequeña pantalla que se coloca en el interior de la visera y crea un espacio donde no puede penetrar la humedad. Así se consigue un efecto vacío y se evita el vaho.

10. CADUCIDAD

Aunque no lo creáis, los cascos tienen fecha de caducidad. Normalmente se debe cambiar el casco cada cinco años, aproximadamente. Pero también hay que tener en cuenta si los pegamentos y las resinas están en perfecto estado o si en el interior encontramos partes que no recobran su forma original después de quitarnos el casco, sino que se quedan comprimidas. Eso es una señal de que hay que invertir en un casco de moto nuevo.